Uno de los recuerdos más vívidos de mi niñez es ver a mi padre fabricando los mangos de madera para martillos y mazas que usaba en su trabajo como albañil. Le recuerdo delante de su banco de trabajo, donde daba forma cilíndrica a la madera acuchillándola con el filo de un trozo de cristal. Creo que estos recuerdos tienen un poco de las dos razones que he explicado anteriormente... él se divertía y obtenía la recompensa personal de fabricar sus propias herramientas. Al mismo tiempo se ahorraba el dinero que tendría que gastarse para comprar los mangos. Si pones precio a tus horas, llegarás a la conclusión de que no compensa fabricar tus propios mangos teniendo en cuenta su precio en el mercado, pero como he explicado creo que esto es algo muy personal.

1- Desarrollar mentalmente el proyecto y asegurarme de que es viable. Una vez tengo el boceto en mi mente, debo modelarlo en un programa Cad. Esto requiere de incontables horas sentado delante de un ordenador... Con suerte conseguiré un diseño funcional a la primera, de no ser así habré malgastado horas de trabajo y tendré que volver a empezar con el diseño. Siempre intento desarrollar diseños compactos, funcionales, económicos y que sean lo más fáciles de cortar y montar posible. Uno de los factores más positivos de usar tableros contrachapados es que no necesitas tanta herraminta comparado con usar madera maciza.
Si quieres aprender como pulir un piso de madera a mano, es necesario que prestes atención a este paso, debes quitar todo el polvo de la habitación con una aspiradora, muchas de las máquinas de pulir pisos de madera tienen la aspiradora incorporada. Debes comenzar por las zonas más altas desde el suelo. Cuando termines el proceso de aspirar el polvo, debes buscar cuidadosamente el piso, aquellas marcas imperfectas que hayan quedado, debes quitarlas con un bloque de lijado; y hecho esto vuelves a aspirar en la zona.
Si te estás iniciando en la carpinteria, o ya tienes conocimientos y tienes en mente montar tu pequeño taller, te aconsejo empezar por la sierra de mesa. En ambos casos, te recomiendo buscar alguna carpintería que además de venderte el material te corte y marque con su referencia todas las piezas necesarias para su construcción. Será muy fácil si les llevas el despiece que incluyen los planos, y normalmente no cobrán demasiado por cada corte. Para evitar sustos, primero pídeles un presupuesto.
Hace unos días Julio me dejó un extenso comentario con su opinión sobre qué le parece eso de aprender carpintería a base de leer blogs y ver vídeos en internet. Pensé que este es un buen tema para una entrada del blog, así que copio y pego su comentario (espero no te importe Julio) y después dejo mi contestación. Veréis que no estamos de acuerdo en todo, supongo que porque nuestros caminos y nuestro estado del arte no son los mismos. Si no conocéis su blog, en la intimidad de las virutas reveladas (parece que cerró el blog), pasaros por él. Así podréis comparar dos formas distintas de trabajar y decidir si realizamos el mismo trabajo o son cosas distintas.
×