Iron-on edge-banding is a quick way to cover up an edge on plywood. Trimming the excess, however, is tricky. I’ve tried edge-banding trimmers, but I find the results are unpredictable. With the trimmers I’ve tried, it wasn’t easy to change the direction of the cut to suit the grain direction of the edge-banding. If you’re cutting against the grain, you’re likely to tear out a chunk of your new edge-banding. Instead, I use a wide, sharp chisel. This way, I can read the grain direction and trim accordingly. Angle the chisel slightly and go slow, raising the back corner of the chisel just enough so that it doesn’t dig into the plywood veneer. Smooth the corner with a sanding block after trimming. Check out this amazing edge band veneering project!
Cutting sandpaper is a quick way to dull your scissors or utility knife blade. Instead, I fastened a hacksaw blade to the edge of my workbench. I slipped a washer behind the blade at each of the mounting holes so a sheet of sandpaper to easily slides in behind the blade. I fold the paper where I want to cut, just as a reference. — Kim Boley. Try some of these storage solutions!
En 1 triángulo, que será la matriz de los calados, hay que medir el eje o centro de la hipotenusa, que es el lado más largo y que está opuesto al ángulo recto. En este caso el eje es 27 cm. Desde ese punto trazar 2 líneas hacia los catetos, que son los lados menores y que conforman el ángulo recto. Estas 2 líneas llegarán también al centro de los catetos, formando un cuadrado al interior del triángulo. Medir 6,5 mm a cualquier lado de estas líneas, y hacer una segunda marca. El largo de cada calado tiene que ser 10,5 cm y parte desde la hipotenusa
Yo creo que cuando se busca información en internet hay que saber para qué se busca, qué se busca y con qué se encontró uno en esa búsqueda. Mi impresión después de años de afición a la carpintería es que en España (desconozco como está el tema en otros países hispanohablantes) la cultura de trabajo de la madera se ha perdido en un breve periodo de tiempo. Conozco bastante gente que me cuenta que su padre o su abuelo era carpintero y sin embargo ese conocimiento no se ha transmitido y se ha perdido. Últimamente con esto del auge del bricolaje de la madera es mucha la gente que se interesa por aprender, pero en muchos casos se empieza de cero. Y ese es el problema. Si eres aún un chaval te haces por ejemplo un FP (formación profesional) o acudes a una escuela de carpintería y aprendes bien el oficio, pero cuando se tiene una edad mucha gente ya no piensa mucho en recibir clases ni les apetece ir y tira de experimentación, de internet y de algún amigo que le enseñe cuatro cosas. Y no lo veo tan mal, a veces hay que experimentar o ver lo que otros muestran en internet para ver qué posibilidades tiene esta afición y ver hasta donde se puede llegar, ya que a nadie nos gusta hacer grandes inversiones en una afición en la que no sabemos a donde vamos a llegar. Tengo que decir que mi camino ha sido el de la experimentación en mi taller y el de ver vídeos en internet. He ido adquiriendo práctica y algún conocimiento y veo que puedo obtener resultados bastante buenos con lo que dispongo. Siendo consciente de mis limitaciones ahora es donde siento que me gustaría recibir clases con un carpintero profesional o en una escuela de carpintería que me enseñen los conocimientos y las técnicas en condiciones, pero en este momento no me lo puedo permitir y tampoco aquí tengo acceso a esas clases en persona.
×