Estimado Andrés, gracias por escribirnos. Muy buena su observación, pero el mueble en obra que fabricamos en este proyecto es para tapar el radiador que está en desuso, tal como lo explicamos en el video. Como no se puede sacar, preferimos aprovechar ese espacio con un mueble que fuese funcional al espacio. Esperamos haberle ayudado, saludos cordiales.
Consisten básicamente en hacer lo que tú quieras, cuando tú quieras. No tienen por qué ser trabajos de restauración, pueden ser también trabajos de carpintería, decoración, puedes hacer muebles, objetos de decoración, bisutería… lo que se te ocurra, siempre dentro de las limitaciones de las herramientas de las que disponemos que son muchas pero todavía no podemos fabricar aviones.
I’m 91 years old, but I still enjoy spending time in the wood shop. I like to make wooden toys and give them to my great-grandkids and charity groups. One trick I’ve learned over the years is to use emery boards—the kind for filing fingernails— to sand small parts. Emery boards come in different sizes, and some are more abrasive than others, so I keep an assortment on hand. — Joe Aboussleman
Yo creo más bien en pequeñas producciones y de calidad. De esta forma los productos obtenidos serán mas sostenibles y duraderos. Lógicamente estas herramientas no suelen ser tan precisas y robustas como otras altamente desarrolladas por grandes marcas y testeadas por multitud de usuarios, las cuales fácilmente encontrarás en el mercado. Pero como he dicho, todo depende de cómo quieras enfocar tus proyectos y modo de vida.
Yo creo que cuando se busca información en internet hay que saber para qué se busca, qué se busca y con qué se encontró uno en esa búsqueda. Mi impresión después de años de afición a la carpintería es que en España (desconozco como está el tema en otros países hispanohablantes) la cultura de trabajo de la madera se ha perdido en un breve periodo de tiempo. Conozco bastante gente que me cuenta que su padre o su abuelo era carpintero y sin embargo ese conocimiento no se ha transmitido y se ha perdido. Últimamente con esto del auge del bricolaje de la madera es mucha la gente que se interesa por aprender, pero en muchos casos se empieza de cero. Y ese es el problema. Si eres aún un chaval te haces por ejemplo un FP (formación profesional) o acudes a una escuela de carpintería y aprendes bien el oficio, pero cuando se tiene una edad mucha gente ya no piensa mucho en recibir clases ni les apetece ir y tira de experimentación, de internet y de algún amigo que le enseñe cuatro cosas. Y no lo veo tan mal, a veces hay que experimentar o ver lo que otros muestran en internet para ver qué posibilidades tiene esta afición y ver hasta donde se puede llegar, ya que a nadie nos gusta hacer grandes inversiones en una afición en la que no sabemos a donde vamos a llegar. Tengo que decir que mi camino ha sido el de la experimentación en mi taller y el de ver vídeos en internet. He ido adquiriendo práctica y algún conocimiento y veo que puedo obtener resultados bastante buenos con lo que dispongo. Siendo consciente de mis limitaciones ahora es donde siento que me gustaría recibir clases con un carpintero profesional o en una escuela de carpintería que me enseñen los conocimientos y las técnicas en condiciones, pero en este momento no me lo puedo permitir y tampoco aquí tengo acceso a esas clases en persona.
×