Short scraps of hardwood are too good to throw away but hard to store neatly. So I bought a 4-ft. tube form made for concrete footings, cut it in half (the cardboard-like material cuts easily) and set the tubes on end. I tack the tubes to a wall or a bench leg so they don’t fall over. With the wood scraps stored upright, it’s easy to find a piece just the right length. Tube forms are available in various diameters for $5 and up at home centers. — Bill Wells. Here’s another brilliant use for these concrete forms.
Hardwoods, botanically known as angiosperms, are deciduous and shed their leaves annually with temperature changes.[8] Softwoods come from trees botanically known as gymnosperms, which are coniferous, cone-bearing, and stay green year round.[8] Although a general pattern, softwoods are not necessarily always “softer” than hardwoods, and vice versa.[9]

While trying to trace an exact copy of the throat plate for my table saw, I came up with this nifty technique using an ordinary pencil. I just shaved my pencil into a half-pencil by carefully grinding it on my belt sander. The flat edge enables my modified pencil to ride straight up along the edge of the template. It also works great for marking and then shaping inlays for my woodworking projects. — Tim Reese. How to cut circles with a band saw.


Yo creo que cuando se busca información en internet hay que saber para qué se busca, qué se busca y con qué se encontró uno en esa búsqueda. Mi impresión después de años de afición a la carpintería es que en España (desconozco como está el tema en otros países hispanohablantes) la cultura de trabajo de la madera se ha perdido en un breve periodo de tiempo. Conozco bastante gente que me cuenta que su padre o su abuelo era carpintero y sin embargo ese conocimiento no se ha transmitido y se ha perdido. Últimamente con esto del auge del bricolaje de la madera es mucha la gente que se interesa por aprender, pero en muchos casos se empieza de cero. Y ese es el problema. Si eres aún un chaval te haces por ejemplo un FP (formación profesional) o acudes a una escuela de carpintería y aprendes bien el oficio, pero cuando se tiene una edad mucha gente ya no piensa mucho en recibir clases ni les apetece ir y tira de experimentación, de internet y de algún amigo que le enseñe cuatro cosas. Y no lo veo tan mal, a veces hay que experimentar o ver lo que otros muestran en internet para ver qué posibilidades tiene esta afición y ver hasta donde se puede llegar, ya que a nadie nos gusta hacer grandes inversiones en una afición en la que no sabemos a donde vamos a llegar. Tengo que decir que mi camino ha sido el de la experimentación en mi taller y el de ver vídeos en internet. He ido adquiriendo práctica y algún conocimiento y veo que puedo obtener resultados bastante buenos con lo que dispongo. Siendo consciente de mis limitaciones ahora es donde siento que me gustaría recibir clases con un carpintero profesional o en una escuela de carpintería que me enseñen los conocimientos y las técnicas en condiciones, pero en este momento no me lo puedo permitir y tampoco aquí tengo acceso a esas clases en persona.
×