Short scraps of hardwood are too good to throw away but hard to store neatly. So I bought a 4-ft. tube form made for concrete footings, cut it in half (the cardboard-like material cuts easily) and set the tubes on end. I tack the tubes to a wall or a bench leg so they don’t fall over. With the wood scraps stored upright, it’s easy to find a piece just the right length. Tube forms are available in various diameters for $5 and up at home centers. — Bill Wells. Here’s another brilliant use for these concrete forms.
Another important factor to be considered is the durability of the wood, especially in regards to moisture. If the finished project will be exposed to moisture (e.g. outdoor projects) or high humidity or condensation (e.g. in kitchens or bathrooms), then the wood needs to be especially durable in order to prevent rot. Because of their oily qualities, many tropical hardwoods such as teak and mahogany are popular for such applications.[9]
Clamping mitered edges can be a real hassle because they never seems to line up correctly. The easiest way that I’ve found to get around this process is to use painter’s tape as clamps. First set the pieces so that the outer edges are facing up and tape them edge-to-edge. The flip the pieces over so the beveled edges are facing up and glue them together. Complete the process by taping the last two edges together and let sit until completed. The tape removes easily and the glue won’t attach to the tape, making sanding and finishing very simple. Try this tip with this clever project!

Iron-on edge-banding is a quick way to cover up an edge on plywood. Trimming the excess, however, is tricky. I’ve tried edge-banding trimmers, but I find the results are unpredictable. With the trimmers I’ve tried, it wasn’t easy to change the direction of the cut to suit the grain direction of the edge-banding. If you’re cutting against the grain, you’re likely to tear out a chunk of your new edge-banding. Instead, I use a wide, sharp chisel. This way, I can read the grain direction and trim accordingly. Angle the chisel slightly and go slow, raising the back corner of the chisel just enough so that it doesn’t dig into the plywood veneer. Smooth the corner with a sanding block after trimming. Check out this amazing edge band veneering project!
Para los módulos base, la altura generalmente es de 90cm desde el piso hasta la cubierta. Los módulos deben estar siempre separados del piso por temas de humedad, en una medida que se mueve entre los 10cm hasta los 15cm. Además, existen en el mercado una serie de patas regulables que permiten ajustar los pisos que no están 100% nivelados. Estos finalmente pueden ser cerrados con un zócalo que tiende a ser una pieza de aglomerado o terciado revestido con una formalita. El zócalo debe ir retranqueado mínimo 7,5cm del borde de las puertas. Existe la opción de dejar las patas a la vista aunque no lo recomendamos ya que tiende a ser un espacio donde se acumula polvo.
Yo creo que cuando se busca información en internet hay que saber para qué se busca, qué se busca y con qué se encontró uno en esa búsqueda. Mi impresión después de años de afición a la carpintería es que en España (desconozco como está el tema en otros países hispanohablantes) la cultura de trabajo de la madera se ha perdido en un breve periodo de tiempo. Conozco bastante gente que me cuenta que su padre o su abuelo era carpintero y sin embargo ese conocimiento no se ha transmitido y se ha perdido. Últimamente con esto del auge del bricolaje de la madera es mucha la gente que se interesa por aprender, pero en muchos casos se empieza de cero. Y ese es el problema. Si eres aún un chaval te haces por ejemplo un FP (formación profesional) o acudes a una escuela de carpintería y aprendes bien el oficio, pero cuando se tiene una edad mucha gente ya no piensa mucho en recibir clases ni les apetece ir y tira de experimentación, de internet y de algún amigo que le enseñe cuatro cosas. Y no lo veo tan mal, a veces hay que experimentar o ver lo que otros muestran en internet para ver qué posibilidades tiene esta afición y ver hasta donde se puede llegar, ya que a nadie nos gusta hacer grandes inversiones en una afición en la que no sabemos a donde vamos a llegar. Tengo que decir que mi camino ha sido el de la experimentación en mi taller y el de ver vídeos en internet. He ido adquiriendo práctica y algún conocimiento y veo que puedo obtener resultados bastante buenos con lo que dispongo. Siendo consciente de mis limitaciones ahora es donde siento que me gustaría recibir clases con un carpintero profesional o en una escuela de carpintería que me enseñen los conocimientos y las técnicas en condiciones, pero en este momento no me lo puedo permitir y tampoco aquí tengo acceso a esas clases en persona.
×