En este taller queremos demostrar que podemos cambiar la funcionalidad de los materiales, darles otra vida, aumentar sus posibilidades. Partiendo de un material que sirve para decorar suelos exteriores y jardines, como es el césped artificial, nosotros haremos una estupenda banqueta para colocar en la cocina, la habitación, el salón o el baño. En el taller aprenderemos a tapizar con césped artificial, en este caso una banqueta, pero la misma técnica se puede aplicar para cualquier otro mueble u objeto de decoración. Además, te enseñaremos a tratar y pintar la madera o a barnizarla, a tu gusto. Por supuesto durante el taller se sirven bebidas frías, café o té, buena conversación, buena música y risas, muchas risas. Todos los participantes se llevarán a su casa una bonita banqueta para poder hacer un picnic muy especial en cualquier rincón de sus casas. En el precio indicado están incluidos todos los materiales salvo la banqueta pero si quieres te podemos proporcionar una (+15 €).
Lacking a jointer? Use reader Court Kites’ awesome tip to create perfectly matched glue joints on wavy or bowed board edges. Lay the boards on a flat surface, then clamp them across the middle with a bar clamp. Lay two 8-in. long by 1-3/4 in. wide scrap boards across each end and screw them in with four 1-1/4 in. long screws, two per board. Keep the screws well away from your future cutting line!
Clamping up four mitered corners is tricky. You can buy specialty clamps for this, but I make my own. Here’s how to do it. Start with a long 1×4, as it’s easier (and safer) to clamp for making the angled cuts than a short piece. Mark out the blocks, and then drill a 1-in. diameter hole in the center of each one. The hole prevents the blocks from getting glued to your project. Cut 45-degree angles tangent to the hole, and then cut the blocks free from the long board. We’ll walk you through how to make one for your home shop.
Yo creo que cuando se busca información en internet hay que saber para qué se busca, qué se busca y con qué se encontró uno en esa búsqueda. Mi impresión después de años de afición a la carpintería es que en España (desconozco como está el tema en otros países hispanohablantes) la cultura de trabajo de la madera se ha perdido en un breve periodo de tiempo. Conozco bastante gente que me cuenta que su padre o su abuelo era carpintero y sin embargo ese conocimiento no se ha transmitido y se ha perdido. Últimamente con esto del auge del bricolaje de la madera es mucha la gente que se interesa por aprender, pero en muchos casos se empieza de cero. Y ese es el problema. Si eres aún un chaval te haces por ejemplo un FP (formación profesional) o acudes a una escuela de carpintería y aprendes bien el oficio, pero cuando se tiene una edad mucha gente ya no piensa mucho en recibir clases ni les apetece ir y tira de experimentación, de internet y de algún amigo que le enseñe cuatro cosas. Y no lo veo tan mal, a veces hay que experimentar o ver lo que otros muestran en internet para ver qué posibilidades tiene esta afición y ver hasta donde se puede llegar, ya que a nadie nos gusta hacer grandes inversiones en una afición en la que no sabemos a donde vamos a llegar. Tengo que decir que mi camino ha sido el de la experimentación en mi taller y el de ver vídeos en internet. He ido adquiriendo práctica y algún conocimiento y veo que puedo obtener resultados bastante buenos con lo que dispongo. Siendo consciente de mis limitaciones ahora es donde siento que me gustaría recibir clases con un carpintero profesional o en una escuela de carpintería que me enseñen los conocimientos y las técnicas en condiciones, pero en este momento no me lo puedo permitir y tampoco aquí tengo acceso a esas clases en persona.
×